Curso congregacional de formación permanente

Queridas Hermanas, formandas, laicas y laicos scalabrinianos

Motivadas por el tema de nuestro curso de formación permanente congregacional. Reencantarse por Jesucristo y reforzar la gratitud a Dios por su fidelidad para con nosotras.Y con el lema: “Queremos ir contigo, pues oímos decir que Dios está contigo” (Zc 8, 23).

Con espíritu de gratitud a Dios que sigue llamándonos, pues Él es fiel y cuenta con nuestra respuesta de fidelidad, iniciamos este tempo de gracia y formación permanente con la llegada cálida de 38 hermanas participantes, provenientes de varias partes de Brasil y del mundo. Nuestro encuentro acontece en el corazón de la Amazonia – Manaus – lugar privilegiado de riquezas naturales y rostros marcados por la diversidad de culturas y etnias, año en que toda la Iglesia vuelve su mirada para la Amazonia, con la invitación del Papa Francisco para el sínodo que acontecerá en octubre, con el tema: “Amazonia: Nuevos Caminos para la Iglesia y para una ecología integral.

El 09 de julio fuimos recibidas por la Animadora general de la formación, hermana Etra Modica, quien nos transmitió, en unidad con gobierno general, el mensaje de la Superiora General, hermana Neusa de Fátima Mariano y, las consejeras provinciales hermanas Lucilene Carolina de França y Vicentina Roque dos Santos, quienes expresaron alegría y gratitud por la realización de este curso. La hermana Carolina nos ubicó en el lugar y riqueza que experimentaremos aquí en Manaus con tantos rostros marcados por las historias de migración. El curso comenzó con la celebración eucarística, misterio del amor de Dios y centro de la vida cristiana y de nuestra vida misionera y consagrada.
En el primer día pudimos hacer un recorrido, conocer las bellezas de la ciudad, su exuberante naturaleza, paisajes y rostros, construcciones tan significativas y experimentadas por nosotras. Visitamos la catedral de Nuestra Señora de la Concepción, y a María entregamos estos días de formación y todas las necesidades de nuestra congregación y de los migrantes.

Hemos tenido la oportunidad de profundizar nuestro conocimiento sobre la persona de Jesucristo, así como la centralidad de nuestras vidas conforme a la del Maestro, a través del P. Leonardo Agostini. Este momento estuvo marcado por trabajos en grupos y estudios sobre la Palabra de Dios, escuchando y compartiendo las llamadas y peticiones que Dios nos hace, a través de su Palabra, en la misión que nos ha sido confiada y en la realidad que cada una vive su vocación y misión.

Con el corazón lleno de esperanza y certeza del gran amor que Dios tiene para con nosotras, continuamos nuestro viaje formativo profundizando las vidas de aquellos que nos han precedido con la donación de sus vidas, la Beata Assunta Marchetti y el venerable Padre, motivadas por hermana Leocadia Mezzomo.

Nuestro encuentro continuará con alegría y compromiso. Agradecemos a las comunidades que nos han agraciado con sus mensajes y estamos en unidad con cada una de nuestras hermanas.

Hermanas Andri Vilas Boas y Emiliane Diogo