Jornada internacional del refugiado, scalabrinianas: numero sin antecedentes de desplazamientos forzados

Hoy en el mundo hay 70,8 millones de personas forzadas a huir, víctimas de conflictos, de persecución, de violencia o por desastres naturales. De estas 25,9 millones son refugiados reconocidos. Números cuya complejidad testimonian que “los desplazamientos forzados han alcanzado un nivel sin antecedentes y las respuestas aún no son suficientes para ofrecer solución a estas personas de manera que puedan reconstruir su propia vida”. Así la Hermana Neusa de Fátima Mariano, superiora general de las Hermanas de San Carlos Borromeo/Scalabrinianas, en ocasión de la jornada internacional del refugiado del 20 de Junio instituida por la Onu. Papa Francisco, continúa la Hermana Neusa, nos recuerda que “en cada persona refugiada está presente Jesús, forzadas a huir como en los tiempos de Herodes, para salvarse. Estamos llamados a reconocer en sus rostros, el rostro de Cristo”. “Tres cuartas partes de los refugiados del mundo y muchos migrantes viven en naciones en vía de desarrollo, donde las estructuras sanitarias se encuentran actualmente sobrecargadas y con la pandemia del Covid 19 han colapsado –continúa- muchos refugiados viven en acampados superpoblados, refugios improvisados, o centros de acogida donde no pueden acceder a los servicios sanitarios, a los servicios higiénicos, ni usar agua potable. Muchos de ellos se encuentran en centros de detención reconocidos o informales en condiciones de aislamiento y de higiene muy preocupantes. Los migrantes y refugiados están gravemente expuestos a la exclusión, a la estigmatización y a la discriminación, especialmente cuando se encuentran en situación irregular. El pensamiento de le iglesia coloca al centro la experiencia de Jesús, forzado a huir y prófugo junto a sus padres”. “No son números, son personas, conociendo sus historias seremos capaces de comprenderlos”, ha escrito el Pontífice en su mensaje por la Jornada mundial del migrante y refugiado. “Cuando las personas refugiadas se convierten en números la humanidad se deshumaniza” continúa la hermana Neusa. Las hermanas scalabrinianas solicitan a la política, a los responsables locales, nacionales e internacionales “no asistir pasivamente a la destrucción de tantas vidas. Es urgente individuar soluciones apropiadas, medios humanos y dignos para garantizar que las personas no pongan en peligro sus vidas y las de sus familias, recurriendo a traficantes sin escrúpulos o usando barcas muy frágiles en el tentativo de alcanzar lugares donde encontrar seguridad en varios niveles”.

El mensaje de H.na Neusa de Fatima Mariano, Superiora General