Fiesta del patrono San Carlo Borromeo

Mensaje de Hermana Neusa de Fatima Mariano, superiora general, con motivo de la Fiesta del Patrono San Carlos Borromeo.

El 9 de noviembre se inaugura el año Scalabriniano

El próximo 9 de noviembre se dará inicio al año Scalabriniano, 25.° aniversario de beatificación de Giovanni Battista Sacalabrini, testimonio ejemplar de vida cristiana, misionera y padre de los migrantes. «Estamos concluyendo con gratitud el Jubileo de los 125 años de fundación de la Congregación de las hermanas Scalabrinianas e iniciamos colmadas de alegría el año Scalabriniano. Nos rebosa el corazón de agradecimiento a Dios por el carisma Scalabriniano al servicio de la Iglesia -expresa la hermana Neusa de Fatima Mariano, superiora general de las Scalabrinianas- San Giovanni Paolo II ha descripto al beato Scalabrini como un hombre profundamente enamorado de Dios y extraordinariamente devoto a la Eucaristía, con la capacidad de saber traducir la contemplación de Dios y de su misterio en una intensa acción apostólica y misionera, haciéndose todo a todos para anunciar el Evangelio. En una carta, los Superiores de los tres Institutos de la Famiglia Scalabriniana (los padres, las hermanas y las misioneras seculares Scalabrinianas), han invitado a seguir sus huellas partiendo de una de sus frases ‘»Pudiese santificarme y santificar todas las almas a mi confiadas». «Scalabrini fue un modelo para el mundo y lo es aún hoy, en un mundo globalizado dividido por incomprensibles murallas
Su pasión por los migrantes es una llave de interpretación de la contemporaneidad, que apoya sus bases en el mensaje de Cristo – así lo expresan los tres superiores de los tres Institutos de la familia Scalabriniana, el padre Leonir Chiarello, la hermana Neusa de Fatima Mariano y Regina Widmann- Jesús ha vivido como niño migrante y refugiado. Ha dado su vida por el mundo y hoy su expresión la encontramos en los millones de rostros de las personas que solicitan ayuda». Con el apoyo de la diócesis de Piacenza-Bobbio, el año Scalabriniano iniciará el domingo 7 de noviembre 2021 y se finalizará el 9 de noviembre del próximo año 2022. El tema es: «Hacer patria del hombre el mundo». «Se inserta en la línea de la reciente enseñanza de Papa Francisco – dicen los Superiores de los tres Institutos de la familia Scalabriniana- invitamos a todos a colaborar haciendo partícipes a la Iglesia local, a los miembros de nuestros institutos, a los futuros misioneros, a los diversos grupos de laicos scalabrinianos y a la comunidad de migrantes para promover iniciativas, aprovechando también las sugerencias que serán propuestas y que podrán ser multiplicadas en los diversos contextos en donde se desenvuelven las misiones con los migrantes y refugiados».

Carta AÑO SCALABRINIANO ES

Migrantes, parte la misión Scalabriniana a Lesbos

Por segundo año consecutivo ha partido la misión itinerante Scalabriniana a la isla de Lesbos para colaborar y sostener los millones de refugiados que llegan de Medio Oriente y África en busca de esperanza y salvación a Europa. La iniciativa es posible gracias a la colaboración con la Comunidad de San Egidio y a una serie de acuerdos que conduce a la activación de diversas iniciativas en Italia y el resto del mundo. La misión de Lesbos es una de estas iniciativas que ve como protagonista a la provincia europea San José. “La acogida y la disponibilidad de la comunidad de San Egidio son signos extraordinarios para nosotras y la posibilidad de una acción más articulada para nuestro servicio y para ponernos al servicio de los migrantes y refugiados. Es también gracias a ellos que podemos ponernos en camino hacia los otros y otras -dice la hermana Neusa de Fatima Mariano, superiora General de las Scalabrinianas, Congregación que desde el inicio de su fundación tiene como misión el servicio a las personas migrantes- gracias a ellos nos encontramos a realizar, ya desde el segundo año consecutivo, una asistencia en esta zona de confín, allí donde más fuerte se alza el pedido de ayuda. Durante todo el verano estaremos con ellos y tenderemos una mano a las familias, a las madres, a los padres, a los más pequeños”. Se trata de una iniciativa que las Hermanas Scalabrinianas han promovido en la óptica de una “Iglesia en salida”, exactamente como ha solicitado Papa Francisco. Las nueve hermanas permanecerán en Lesbos por algunos meses y se alternarán en la asistencia a los migrantes en la zona de frontera en la isla greca frente a Turquía. Al centro de su atención estará el campo de refugiados de Moria, un lugar donde viven millones de refugiados en condiciones degradantes y que ponen en riesgo la propia vida. “Esta experiencia es una respuesta a la llamada del Pontífice de ir hacia las periferias humanas. En Moria hay una alarma continua a la cual todos debemos responder”, agrega la hermana Neusa.
Para la hermana Milva caro, Superiora Provincial de Europa, “la emergencia llama de nuevo a todas nosotras a movilizarnos para ayudar a los migrantes que no han nunca cesado de aglomerarse en las rutas del Mediterráneo”. “Ya no es noticia, tal vez, pero aun en las barcas, millones de personas, mujeres, niños no acompañados, buscan un pasaje a la esperanza –agrega- La actividad misionera es fundamental no solo para responder a las necesidades primarias sino también para dar conforto, cuestión esencial para quien lo ha dejado todo y con frecuencia ve caer las personas más queridas durante el camino”

Fiesta del Beato Scalabrini, mensaje de la Superiora General

El mensaje de la hermana Neusa de Fatima Mariano, superiora general, para la fiesta del beato Giovanni Battista Scalabrini

Jornada Internacional de la Mujer, Scalabrinianas: que el Covid no nos haga cerrar los ojos delante a la violencia y los abusos contra la mujer

“El Covid no puede cerrarnos los ojos frente a una crisis económica y social sin antecedentes y a un tráfico de seres humanos que continúa lamentablemente a distinguir los países más pobres del mundo. Más de una mujer migrante sobre dos es víctima de abusos psicológicos y físicos, casi cuatro sobre diez fueron víctimas de tortura. Son estas las cifras para comprender como la ayuda a las mujeres que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad, en Italia como en el resto del mundo, tiene que ser una de las prioridades a seguir. También durante este periodo de pandemia”. A pronunciar estas palabras es la Hermana Neusa de Fatima Mariano, superiora general de las Hermanas Scalabrinianas, Congregación que desde el momento de su fundación se ocupa de la asistencia a los migrantes, en ocasión de la Jornada Internacional de la Mujer que se celebra hoy 8 de Marzo. Los datos se basan sobre un estudio de la Fundación Ismul/El árbol de la vida con valores relevados en el año 2019. “Estos números testimonian que en la agenda de las decisiones políticas no pude solo contar la gestión de la emergencia Corona Virus, aunque prioritaria e importante, agrega. Las mujeres tienen un rol fundamental en la familia, en el crecimiento de los hijos, en el deseo de emancipación y crecimiento que seña el momento histórico que estamos viviendo. Gracias a las propuestas del Santo Padre hemos creado casas de acogida a tiempo determinado, como por ejemplo la casa del Proyecto ´Chaire Gynai` abierta en Roma, donde damos la posibilidad a las personas en condiciones de fragilidad y semiautónomas, de poder integrarse y vivir una vida resplandeciente de nuevos colores. Si por un lado la red social pretende acoger, integrar, proteger y promover, por otro lado es oportuno que los Estados de todo el mundo decidan una línea clara en la lucha contra la trata, el tráfico y la violencia hacia la mujer. Protegerlas quiere decir proteger la vida, siempre, porque un mundo sin mujeres sería estéril, porque ellas saben mirar cada cosa con ojos de madre, ojos que ven más allá, y son capaces de crear solidaridad y fraternidad universal dentro al drama de la migración, en vista de cielos nuevos y tierra nueva!. Gracias a todas las mujeres que se dedican a defender la vida y la dignidad de sus pares, transformadas en vulnerables por el abuso y la injusticia.”

Lanzamiento del libro Movilidad en la frontera: Tijuana como espacio de (re)construcción de la vida

La Editorial CSEM acaba de publicar el libro Movilidad en la frontera: Tijuana como espacio de (re)construcción de la vida, organizado por Tuila Botega, Delia Dutra y Igor B. Cunha.
La obra es una iniciativa que busca profundizar y ampliar las reflexiones y avances resultantes de la investigación llevada a cabo en y desde el Instituto Madre Assunta (IMA), una casa de acogida situada en Tijuana, B.C., frontera entre Mexico y Estados Unidos.
En la primera parte del libro se busca explorar aspectos contextuales y coyunturales de las migraciones en el contexto del sistema migratorio Mesoamericano (México y Centroamérica), con destaque para lo capítulo Migrantes Desarraigados. Mesoamérica laboratorio migrante, de Jorge Durand.
La segunda parte cuenta con un análisis a partir de los datos de la investigación “Reconstruyendo la vida en la frontera: asistencia y atención a migrantes en la Frontera Norte de México” de diferentes temas como: los procesos de estigmatización/discriminación dirigida a la figura del migrante; las relaciones institucionales en contexto de migración y activismo LGBTI en Tijuana; el papel de la religión y la religiosidad en la atención a población migrante; y el tema acerca de la frontera como espacio para el ejercicio de la agencia de los migrantes y refugiados, entre otros.
El libro se lanzará el 11 de marzo en la conferencia Migración Mesoamericana. Retos conceptuales y metodológicos.

Inauguración de la Casa Buen Samaritano en Brasilia: “¡la presencia de Dios aquí!”

articulo de Prensa Celam:

Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata de Personas 2021 – Lee la oracion y el mensaje

La Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata de Personas 2021 pone de relieve una de las principales causas de la trata de personas: el modelo económico dominante, cuyos límites y contradicciones se ven agravados por la pandemia de COVID-19.

La trata de personas es parte integrante de «esta economía»: las personas que son víctimas de la trata como «mercancías» se insertan en los engranajes de una globalización regida por la especulación financiera y la competencia «por debajo del costo». Por tanto, se necesita una visión «estructural y global» de la trata para desmantelar todos esos mecanismos perversos que alimentan la oferta y la demanda de «personas para ser explotadas», porque es el corazón de toda la economía el que está enfermo.

Un aforismo atribuido a Oscar Wilde afirma que el cínico es el que conoce el precio de todo y el valor de nada, pues esta economía parece estar dominada por el cinismo: con referencia a bienes, servicios y personas, no solo el mercado hace el precio, sino aún más dramático, es el precio que determina el valor. La propia empresa es víctima de esta lógica, cada vez más valorada por el precio de sus acciones en los mercados financieros y no por el valor añadido que genera su capital humano.

La trata es, por tanto, la punta del iceberg, el espejo de aumento de un malestar debido a un neoliberalismo imperante basado en una (falsa) idea de libertad económica en la que toda instancia ética, social y política resulta ajena y de obstáculo.

Por el contrario, una economía sin trata es una economía que valora y se preocupa por el ser humano y la naturaleza, que incluye y no explota a los más vulnerables. En esta perspectiva, el Comité Internacional de la Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra
la trata de personas participa en «La economía de Francisco»: el gran movimiento de jóvenes economistas, emprendedores y agentes de cambio de todo el mundo convocados por el Papa Francisco para compartir ideas y proyectar iniciativas para la promoción de un desarrollo humano integral y sostenible, en el espíritu de Francisco.

Lee la oracion y el mensaje de H.na Neusa de Fatima Mariano, superiora general.

 

Celebración del nacimiento al cielo de nuestro cofundador, el venerable padre José Marchetti

Mensaje de la Superiora General de las Hermanas Misioneras Scalabrinianas, Hermana Neusa de Fatima Mariano, para celebrar el nacimiento en el cielo de nuestro cofundador, el venerable Padre José Marchetti.