Chaire Gynai: Buon Natale e Sereno Anno Nuovo

Fiesta de San Carlos Borromeo, Patrono de la Congregación

Roma, 04 de noviembre de 2018

«Llamados a la santidad» (Rm 1,7).

 

Estimadas Hermanas y Formandas:

Nosotras, Hermanas misioneras scalabrinianas, nos sentimos agraciadas por Dios en tener a San Carlos Borromeo como patrono, de modo particular en este tiempo histórico de nuestra Congregación, marcado por significativos cambios, entre los cuales, el proceso de reorganización interna, que nos interpela a una profunda renovación de nuestra vida consagrada y misionera en la centralidad en Jesucristo, a fin de ser fieles al carisma scalabriniano.

De hecho, no es fácil hacer una síntesis de la vida intensa vivida por San Carlos, de la que emerge una figura caracterizada por el carisma del buen pastor que se dona sin pretensión de obtener resultados espléndidos, en una donación total, marcada con celo extraordinario, fundamentado en la humildad y en la pobreza. Fue este mismo celo que lo movió tomar la decisión de emprender una reforma de la Iglesia y un serio camino de reforma interior y de santidad, a fin de conformarse cada vez más a Jesucristo. Fue así, en el confronto consigo mismo, que promovió la primera y la más radical obra de renovación, siendo capaz de dedicarse sin reservas al servicio de Dios y de la Iglesia.

No podríamos comprender la figura de nuestro patrono San Carlos Borromeo, sin conocer su relación de intensa pasión a Jesucristo, en un amor confiado y contemplado en la Eucaristía y en Jesús crucificado que hicieron que San Carlos se sumergiera en la profundidad del misterio del amor de Cristo.

El ejemplo de vida de San Carlos, la dinamicidad de su acción apostólica de pastor y de reformador, se revelan persuasivos y atractivos como el fruto de la intensidad de su amor a Cristo crucificado. Su grandeza espiritual nace de la profundidad de su fe y de la totalidad de su dedicación a la misión recibida, en una palabra, de su santidad.

Queridas hermanas y formandas, también nosotras, por gracia, estamos llamadas a seguir a Jesucristo en esta forma particular y necesaria de fecundidad, que «engendra Cristo» en nuestro ser y en los migrantes y refugiados que encontramos en nuestro camino como discípulas y misioneras del Padre.

Somos invitadas a dirigir nuestra mirada a San Carlos, modelo de santidad y de celo apostólico, cuyo ejemplo nos inspira y nos motiva a vivir el llamado a la santidad sabiendo que la vocación a la santidad debe ser intuida, entendida, acogida y cultivada y, y “así, bajo el impulso de la gracia divina, con muchos gestos, vamos construyendo aquella figura de santidad que Dios quiso para nosotras: no como seres autosuficientes, sino ‘como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios’ (1 P 4,10)”.[1]

Con alegría, deseamos a ustedes, Hermanas, Formandas y Laicos Misioneros Scalabrinianos, una bendecida y feliz fiesta de San Carlos Borromeo, y que motivadas por su ejemplo, podamos retomar con un nuevo ardor y empeño renovado la misión scalabriniana, en el servicio evangélico y misionero a los migrantes y refugiados.

Hna. Neusa de Fátima Mariano, mscsSuperiora General, Consejo y Secretaria General

 

[1] Francisco, Exhortación Apostólica Alegraos y regocijaos, n.18

Familia Scalabrinianas: abran las puertas al hermano

Comunicado sobre la actual situación migratoria de las Direcciones Generales de los Misioneros de San Carlos – Scalabrinianos, las Hermanas Misioneras de San Carlos Borromeo – Scalabrinianas y las Misioneras Seculares Scalabrinianas, a conclusión de su reunión anual, celebrada en Roma del 1 al 3 de julio, 2018.

La emigración es un fenómeno histórico que está sacudiendo las estructuras nacionales en todo lugar. Sin lugar a duda se trata de un problema, que resulta de la suma de muchos otros problemas; pero, como todos los problemas, depende de nosotros transformarlo en una tragedia o en un recurso. La historia de los pueblos deriva de grandes oleadas migratorias, y en este tiempo  nosotros tenemos la oportunidad de vivir una de ellas, con la ventaja de poder leer a nivel mundial sus causas y efectos y, por lo tanto, extraerle un surplus de humanidad. Nos sentimos llamados a ser protagonistas del progreso de la consciencia de la dignidad humana propia de todo ser humano, podemos así contribuir a la restructuración de un cuadro general en el que la “ecología humana” se insiera en la ‘ecología de la naturaleza’. Consideramos que los cuatro verbos usados por el Papa en su mensaje para la jornada mundial de los migrantes de este año: acoger, proteger, promover e integrar, adquieren cada vez más una mayor actualidad e relevancia.

Hay un enorme obstáculo en este camino. Se trata del miedo, miedo a perder el propio bienestar, miedo a perder la propia identidad, miedo del otro. Se trata de un sentimiento profundo, al que se debe prestar atención para ayudar a superarlo: el miedo lleva a cerrarse y la cerrazón conduce a la muerte.

Muchos medios de comunicación y redes sociales refuerzan este miedo, amplificando hechos negativos e ignorando casi totalmente las buenas prácticas de hospitalidad e integración que se desarrollan en muchos lugares, especialmente gracias al voluntariado. Si queremos seguir el camino de la felicidad, que es el camino que busca todo corazón humano, tenemos que emprender el camino de la fraternidad, renovando y actualizando en nuestro tiempo el apelo con el que el San Juan Pablo II comenzaba su pontificado: abran las puertas a Cristo. Hoy estamos llamados a repetir el mismo grito: abran las puertas al hermano.

Reunión en Sao Paulo sobre la reforma y las nuevas necesidades de los migrantes

Di Rosinha Martins
Da Aparecida -SP

La creciente movilidad de los seres humanos en todo el mundo ha llevado a los misioneros scalabrinianos a una actitud radical de reforma dentro de la Orden para satisfacer mejor las necesidades de migración y acogida. Para continuar este proceso, las Hermanas Scalabrinianas de la Provincia de São Paulo se reunieron en el Centro Profesional de São Carlos, en la ciudad de Aparecida-SP. El evento comenzó en la tarde de este sábado 10 y terminó el 12.

Según un informe presentado por la Gerente de Misión de la Provincia de São Paulo, Hna. Janet Ferreira (datos de la Organización Internacional para las Migraciones), América del Sur contiene alrededor de 5.826.400 inmigrantes por razones de crisis geográfica, ambiental, política y económica global. Los datos también revelan una feminización de las migraciones, ya que el 50,9% de estos desplazados son mujeres, seguidas por el 17,7% de los jóvenes menores de 20 años y el 16,5% de los mayores de 65 años.

Los países latinoamericanos que han recibido el mayor número de migrantes son Argentina con 2 millones, Venezuela, 1,4 millones y Brasil con 713 mil emigrantes. Estos provienen de Haití, Cuba, Venezuela, Ecuador, países africanos (Senegal, Congo, Angola, Mozambique, Nigeria, entre otros), Sur y Sudeste de Asia (Bangladesh, Pakistán, Filipinas, India, Nepal) y de Asia y el Medio Oriente (Siria) Estos flujos migratorios tienden a aumentar sin precedentes en la historia. La Congregación se apresura a reorganizar todas sus dimensiones (pastoral, formación, apostolado y administración) para afrontar los desafíos que esta realidad propone.

A este respecto, Sor Sandra Maria Pinheiro, Superiora Provincial de la Provincia de San Pablo, subrayó que la reorganización de la Congregación debe ser emprendida como un movimiento de renovación espiritual más que administrativo, con una actitud de disponibilidad, una disposición de corazón en la búsqueda de la voluntad de Dios y, repensando las estructuras con vistas a la misión.

Según Pinheiro, este proceso de reorganización requiere que todo el mundo tenga «un aspecto de jirafa». La jirafa con su gran cuello puede mirar hacia arriba y abrirse a los horizontes. «Necesitamos una mirada que no agote nuestro pequeño mundo de miedos y necesidades personales», dijo.

Para la Hermana Sandra, la reorganización «es una oportunidad para reinventar la Vida Religiosa Consagrada para nuestro tiempo, y así recuperar su carácter profético de anuncio porque queremos servir más y mejor a los migrantes y refugiados». La Hna. Neuza Botelho dos Santos y la Hna. Ana Conceição Sales, Consejera de Formación y Administración, también presentaron el camino recorrido hasta ahora en estas áreas hacia la reorganización.

Presentes en 27 países, los misioneros scalabrinianos pretenden reducir el número de provincias, unificar esfuerzos en todos los sectores para hacer más efectiva la presencia en los lugares donde los flujos migratorios son mayores.

Fonte: Stampa Scalabriniana

Comunidad abierta para responder a emergencias en la frontera entre Venezuela y Brasil

Se ha abierto una nueva comunidad de monjas misioneras scalabrinianas en Pacaraima, una ciudad del norte de Brasil, en la frontera con Venezuela. La congregación, que ha estado tratando con migrantes desde su fundación, está tratando de apoyar a las familias que están llegando a Brasil porque en los últimos meses Venezuela ha sido golpeada por una severa crisis económica y social..

De hecho, hay unos 50.000 venezolanos que piden ayuda al Estado de Roraima, uno de los 26 que integran la federación brasileña. «Los migrantes buscan nuevas oportunidades de vida y de trabajo – explica Sor Zenaide Ziliotto, Superiora de la Provincia Scalabriniana -‘María, Madre de los migrantes’ – Démosles la oportunidad de conocer lo que Brasil puede ofrecer y lo que se puede hacer una vez aquí«.

Miles de personas llegan a Pacaraima, en un viaje de unos 200 kilómetros. Recorren un sendero que los ve caminar por la Avenida Panamericana que une a los dos países. La Iglesia y las Hermanas Misioneras Scalabrinianas se comprometen diariamente en el servicio de alojamiento y acogida, incluyendo un desayuno diario que se ofrece todos los días a unas 700 personas.

«Aquí en Pacaraima está la Lampedusa de Brasil – añade la Hermana Zenaide – La cola en la frontera es grande. Vienen aquí para tratar de encontrar un trabajo y algo de comer. Vienen jóvenes, ancianos, familias y mujeres. Es una situación muy compleja».

Brasil, reunión regional de sensibilización en Caixas del Sur

Entre el 27 y el 28 de marzo, en el Instituto San Carlo, en el sur de Caixas, Brasil, se realizó un encuentro regional para sensibilizar a las monjas misioneras scalabrinianas. El objetivo era reflexionar sobre temas específicos de la reorganización y unificación de las Provincias.

La Hna. Marileda Baggio, Superiora Provincial, dio la bienvenida a las hermanas y habló del camino emprendido con valentía y esperanza, confiada en el amor divino que conduce a las hermanas en este proceso de reorganización, inspirado en el episodio de las Discípulas de Emaús.

La Hna. María Helena Morra, de la Congregación del Sagrado Corazón de María, habló sobre diversos temas y subrayó la importancia del cambio de mentalidad en el proceso de reorganización. Sesenta y cinco hermanas de diferentes comunidades participaron en esta reunión.

Misioneros, 24 de marzo en memoria de los mártires

El próximo 24 de marzo se celebrará el Día en memoria de los mártires misioneros. Esto se debió a que el 24 de marzo de 1980, en El Salvador, fue asesinado Monseñor Oscar A. Romero, Obispo de la ciudad. Se decidió entonces recordar anualmente este tipo de martirio. El recuerdo va a aquellos que proclamaron el Evangelio y perdieron sus vidas para hacerlo. Para obtener más información, visite www.missioitalia.it

El Servicio Itinerante, un proceso de reorganización de la Congregación

El fuerte llamado del Papa Francisco con ocasión de la celebración del Día Mundial del Migrante y Refugiado 2018 todavía resuena en nuestros corazones. Los migrantes son hoy una realidad cada vez más presente en nuestras vidas, en la sociedad y en la vida de la Iglesia. Imposible no admitirlo. Los conflictos armados, las guerras y los desastres naturales obligan a muchos hombres, mujeres y niños a abandonar sus tierras simplemente para sobrevivir. Acoger así se convierte en un imperativo cristiano que no podemos ignorar, pero hay que ir más allá, hay que acoger, promover e integrar, recordándonos que detrás de las cifras hay personas que viven dramas y sufrimientos, que nos interpelan y piden nuestra atención. Como Hermanas Misioneras Scalabrinianas, la invitación a estar con los migrantes y refugiados, especialmente aquellos que viven en situaciones de mayor vulnerabilidad, no es una opción; es para cada una de nosotras un deber, una oportunidad privilegiada para vivir y expresar la misión específica que Dios nos ha confiado.

Los desafíos de la migración superan con creces nuestras posibilidades. Pero estos se multiplican si miramos generosamente, más que a nuestras posibilidades, a las necesidades de los migrantes.

El Servicio Itinerante, dentro del proceso de reorganización interna de la Congregación, tiene como objetivo fomentar una nueva forma de presencia, acción y experiencia del carisma scalabriniano. Para avanzar en este proceso, la comisión preparatoria del Servicio Itinerante se reunió en Roma del 22 al 27 de enero de 2018, junto con el Gobierno General, para dar continuidad al proceso de reflexión y planificación de este proyecto y elaborar una propuesta de preparación específica para las hermanas, a fin de calificar nuestra implementación con los migrantes y refugiados, que son para nosotros el rostro vivo de Jesús.

Queremos compartir con ustedes el trabajo realizado durante estos días y dar algunas indicaciones sobre los próximos pasos a seguir, con el fin de iniciar finalmente el Servicio Itinerante:

Redacción final del reglamento «ad experimentum», integrando todas las aportaciones recibidas de los gobiernos provinciales, a partir de la reflexión que se les había solicitado:

Amplia reflexión sobre la realidad migratoria actual. En este contexto, se han identificado posibles lugares donde el Servicio Itinerante es más solicitado por el clamor de los migrantes y donde la Congregación puede establecer acuerdos de colaboración con otras Instituciones. Inicialmente, se pensó en países como Nigeria, Indonesia, India, la frontera entre la República Democrática del Congo y Angola, México, el éxodo de venezolanos (Roraima-Brasil, y posiblemente otros países), Lesbo-Grecia;

Encuentro y diálogo con los representantes de las Fundaciones de las Hermanas del Buen Pastor y de los Hermanos Maristas para conocer su trabajo, cómo apoyan sus servicios congregacionales y compartir sus experiencias en el campo de la búsqueda de recursos para la realización de sus proyectos misioneros. Estas experiencias son valiosas para nosotros en la medida en que nos muestran posibles formas de buscar ayuda para la realización del Servicio Itinerante.

Reflexión sobre algunas posibles formas de preparación específica de las hermanas, elaborando un plan que tendrá dos etapas:

1er curso on-line con temas que serán desarrollados por expertos durante algunas sesiones de estudio; aprendizaje de idiomas, tanto en el país de residencia como intensivamente en otros países; experiencias en instituciones que pueden enriquecer la implementación de las Hermanas en el Servicio Itinerante.

2º – Un encuentro residencial: se prevé una etapa intensiva de corta duración con la participación de un grupo de hermanas. Durante esta reunión, junto con la contribución de consultores expertos, habrá un intercambio de experiencias y temas de estudio en profundidad.

El Servicio Itinerante quiere ser un icono visible de la fe de las Hermanas Misioneras Scalabrinianas, que expresa su amor a Dios y su decisión públicamente profesada de dar su vida en el servicio evangélico y misionero a los migrantes y refugiados. Con alegría podemos decir que tenemos una adhesión significativa de hermanas que se han inscrito, al igual que muchas otras que apoyan este servicio, esto muestra cómo la obra misionera está viva en los corazones de las hermanas y en la Congregación.

Ya sea en África, Asia, América o Europa, el Servicio Itinerante estará presente en nombre de cada hermana de la Congregación de las Hermanas Misioneras Scalabrinianas. Los que están presentes en las diversas misiones, como los que ofrecen sus dolores y sacrificios y el cansancio de la oración, participan todos en la misión de acoger, proteger, promover e integrar a los migrantes y refugiados que Dios nos ha confiado.

El trabajo que la comisión ha realizado hasta ahora es sin duda incompleto, porque todavía estamos en la fase de construcción. Estamos convencidos de que «en camino» el proceso ayudará a mejorar y adaptar el Servicio a las circunstancias de los tiempos y lugares. Nos atrevemos, sin embargo, a empezar, a empezar, a ponernos en camino como «Iglesia saliente», hacia los migrantes y los refugiados.

Consideramos muy importante el encuentro del Superior General y del Consejo con los Gobiernos Provinciales de la Congregación, que tendrá lugar en Chicago en abril de 2018, donde se estudiarán, analizarán y tomarán decisiones con vistas a la concreción de las actividades.

Agradecemos a todas las hermanas y jóvenes en formación que oran y apoyan la implementación de esta propuesta aprobada por la IX Asamblea General de la Congregación (2016), sobre el Servicio Itinerante de las MSCS. Que nuestras hermanas que ya están en el cielo nos ayuden a ser cada vez más misioneras y testigos audaces del amor de Dios, con los migrantes y refugiados.

Por intercesión del Beato Juan Bautista Scalabrini, de la Beata Assunta Marchetti y del venerable siervo de Dios Giuseppe Marchetti, confiamos este proceso al Señor, pidiéndole que fortalezca nuestro camino para poder dar respuestas nuevas y cada vez más apropiadas a las llamadas de nuestros hermanos migrantes y refugiados.

Reunión en Sao Paulo sobre la reforma y las nuevas necesidades de los migrantes

La creciente movilidad de los seres humanos en todo el mundo ha llevado a los misioneros scalabrinianos a una actitud radical de reforma dentro de la Orden para satisfacer mejor las necesidades de migración y acogida. Para continuar este proceso, las Hermanas Scalabrinianas de la Provincia de São Paulo se reunieron en el Centro Profesional de São Carlos, en la ciudad de Aparecida-SP. El evento comenzó en la tarde de este sábado 10 y terminó el 12.

Según un informe presentado por la Gerente de Misión de la Provincia de São Paulo, Hna. Janet Ferreira (datos de la Organización Internacional para las Migraciones), América del Sur contiene alrededor de 5.826.400 inmigrantes por razones de crisis geográfica, ambiental, política y económica global. Los datos también revelan una feminización de las migraciones, ya que el 50,9% de estos desplazados son mujeres, seguidas por el 17,7% de los jóvenes menores de 20 años y el 16,5% de los mayores de 65 años.

Los países latinoamericanos que han recibido el mayor número de migrantes son Argentina con 2 millones, Venezuela, 1,4 millones y Brasil con 713 mil emigrantes. Estos provienen de Haití, Cuba, Venezuela, Ecuador, países africanos (Senegal, Congo, Angola, Mozambique, Nigeria, entre otros), Sur y Sudeste de Asia (Bangladesh, Pakistán, Filipinas, India, Nepal) y de Asia y el Medio Oriente (Siria) Estos flujos migratorios tienden a aumentar sin precedentes en la historia. La Congregación se apresura a reorganizar todas sus dimensiones (pastoral, formación, apostolado y administración) para afrontar los desafíos que esta realidad propone.

A este respecto, Sor Sandra Maria Pinheiro, Superiora Provincial de la Provincia de San Pablo, subrayó que la reorganización de la Congregación debe ser emprendida como un movimiento de renovación espiritual más que administrativo, con una actitud de disponibilidad, una disposición de corazón en la búsqueda de la voluntad de Dios y, repensando las estructuras con vistas a la misión.

Según Pinheiro, este proceso de reorganización requiere que todo el mundo tenga «un aspecto de jirafa». La jirafa con su gran cuello puede mirar hacia arriba y abrirse a los horizontes. «Necesitamos una mirada que no agote nuestro pequeño mundo de miedos y necesidades personales», dijo.

Para la Hermana Sandra, la reorganización «es una oportunidad para reinventar la Vida Religiosa Consagrada para nuestro tiempo, y así recuperar su carácter profético de anuncio porque queremos servir más y mejor a los migrantes y refugiados». La Hna. Neuza Botelho dos Santos y la Hna. Ana Conceição Sales, Consejera de Formación y Administración, también presentaron el camino recorrido hasta ahora en estas áreas hacia la reorganización.

Presentes en 27 países, los misioneros scalabrinianos pretenden reducir el número de provincias, unificar esfuerzos en todos los sectores para hacer más efectiva la presencia en los lugares donde los flujos migratorios son mayores.

Fonte: Stampa scalabriniana

Sr. Lucía una de las 100 más influyentes del sistema de salud brasileño

Esta es la hermana Scalabriniana. Lucia Boniatti es una de las 100 personas de salud más influyentes de Brasil. Esto es lo que surge de un premio organizado por el Grupo MÃdia de Sao Paulo. Sor Lucía es la directora del Hospital Madre de Dios de Porto Alegre, el segundo hospital de América Latina y antes de la Región.

“Trabajar para acoger es nuestra filosofía de la congregación para que todos puedan ser acogidos humanamente – explica – Tenemos excelentes médicos, pero queremos asegurarnos de que el ser humano sea acogido en su integridad. Esto va en la dirección de crear empatía por los seres humanos frágiles que buscan ayuda. El afecto se preocupa más que la medicina: la ciencia existe y hace bien pero nada excede el amor, la atención, la compasión y la presencia». El Hospital Madre de Dios funciona desde 1979 y cuenta con 380 camas. Es uno de los lugares pioneros en la lucha contra el cáncer en Brasil.».